Saltar la navegación

Herramientas internas y externas del equipo de trabajo

Un aspecto organizativo crucial para el correcto desempeño del trabajo de los equipos son las normas de procedimiento. Evidentemente, estas normas pueden irse ampliando paulatina y progresivamente, partiendo de un corpus básico que permita una adecuada observancia. Por otra parte, es conveniente dialogar con los alumnos respecto a las normas (de forma que no sean simplemente impuestas, sino razonadas, y, en la medida de lo posible, consensuadas).

Estas normas pueden referirse tanto al funcionamiento general de la clase (por ejemplo, podemos adoptar una determinada señal convencional para interrumpir el trabajo de grupos para dar una pauta, explicar algo, o corregir alguna disfunción del trabajo, como el excesivo ruido, desorden, etc.), y a la dinámica interna del grupo (por ejemplo, reparto equilibrado de asignación de subtareas, dejar el aula en el mismo estado que estaba antes de empezar a trabajar, reciclar los materiales sobrantes o de deshecho, etc.). Uno de los roles que hemos descrito como posible, encargado de gestión ambiental, puede ser el responsable de monitorizar la observancia de las normas (que también pueden estar reforzadas, en determinadas edades tempranas, por carteles, iconos u otras formas de representación).

Por otra parte, es adecuado que el grupo defina sus señas de identidad; en los primeros estadios educativos, posiblemente un lema, un logotipo de identificación, un nombre...; y, para alumnos más mayores, una carta de compromisos, una visión, misión y valores... Pretendemos de esta forma que el grupo genere cohesión interna, símbolos que aglutinen a sus miembros y les cohesionen, e incluso una reflexión sobre la singularidad de su trabajo. Dos ejemplos de este catálogo de compromisos puede ser: "Nos comprometemos a progresar ayudando a todos los miembros del grupo, a permitir que todos hagan un trabajo útil y gratificante"; "nos comprometemos a no da una tarea por terminada sin comprobar antes que responde a lo que se nos pidió, y que tiene la calidad exigida"...

Para el correcto funcionamiento del equipo, es conveniente disponer del apoyo de instrumentos auxiliares. Algunos ejemplos pueden ser:

- Plan de Equipo: es un documento estático operativo (no necesariamente muy extenso) que contiene las señas de identidad de cada equipo de trabajo. Puede constar de normas de funcionamiento general de la clase, atribuciones (quién desempeña cada uno de los roles), compromisos (en la línea que hemos indicado), lema, logo, nombre, protocolo de resolución de conflictos... Es un documento perdurable durante el periodo de vigencia del equipo de trabajo, aunque puede modificarse si las circunstancias lo requieren.

- Cuaderno de Equipo: es un documento dinámico, que contiene las normas internas del equipo (en su caso), los planes de trabajo para afrontar una tarea, las bitácoras de trabajo que reflejan el diario de desarrollo del trabajo, y las progresivas revisiones en cuanto a planes, cambios en las normas, etc. Puede ser elaborado de forma colectiva, o puede ser responsabilidad principal de uno de los roles creados, como el Secretario...

- Herramientas de acompañamiento: nos referimos a las proporcionadas por el docente para facilitar el seguimiento de la tarea encomendada. Como en el Postgrado hay un módulo específico sobre herramientas de evaluación, nos limitaremos a citar algunas: matrices de rúbrica, chek list, escalas de valoración, dianas de cumplimiento de objetivos, listado de estándares, etc. Estas herramientas se refieren tanto al producto o tarea solicitado al grupo, como la propia forma de trabajo, actuación en el caso de conflictos, etc.

 

 

Nota

Nota

Fase del trabajo cooperativo:

 

fases from imartin on Vimeo.